29 de mayo de 2012

*El corazón en el lápiz


No sé qué tienes, que me haces pisar nubes;
No sé qué haces, que alteras levemente mi realidad y la vuelves casi un sueño;
No sé tus pensamientos, pero tú robas los míos;
No sé lo que susurras al ver una puesta de sol, pero mis labios pronuncian tu nombre;
No sé el deseo que alberga tu pecho, pero yo quiero compartir el mío contigo;
No sé qué sientes al ver la noche estrellada, pero yo recuerdo aquella vez que te conocí.

Sin embargo sé que cada suspiro que doy,
Es echar atrás la memoria
Y recordar tu sonrisa cálida,
Tus ojos vivaces y sinceros lanzando un: “te quiero”,
Tus manos tomando las mías,
Y una promesa  sellada por un beso...
También sé, que mis palabras
Poco reflejan… lo mucho que te quiero,
Que mi boca dice poco
A lo que debería decir,
Pero si me miras a los ojos,
Lo sabrás, sabrás que te quiero, una y mil veces.

Sé que mis versos son pobres,
Y que mi pluma es torpe…
Pero no pretendo impresionarte,
Sino, serte sincera y liberar el alma,
Poner el corazón en el lápiz,
Para decir que me has vuelto una soñadora (irremediablemente),
Confesarte que traes una  melodía
A la rutina de mis días,
Y color… a las jornadas grises.
Te quiero, es simple.




*Dedicado a Ian

1 comentario:

  1. Palabras que calan hondo en el corazón de cualquiera, pero sobre todo en el mío, y es que tal cariño expresado en estos versos llenan mi alma de gozo y una satisfacción tremenda, de que todo está bien y que eres la indicada, que este amor es el correcto.

    ResponderEliminar