24 de noviembre de 2011

* Dejar que el amor se vaya.


Se oye el murmullo de la noche
De una ciudad que duerme…
El silencio reina en cada rincón
Y Morfeo se apodera de los cansados…
Pero le he pedido que esta noche
No me toque con su manto

Quiero soñarte sin dormir,
Quiero imaginarte, para luego vivir,
Quiero que la puerta de mis ilusiones
Para ti quede abierta,
Entra sin tocar… sólo entra.
El suspiro de nuestro amor allí vive.

La magia de tus besos,
El encanto de los momentos
Contigo vividos
Permanecen en la realidad de mi memoria:
Tus brazos…
Son el oasis de mis sueños fatigados,
Tus manos…
Son la suave brisa en mi rostro
Tus ojos…
Son donde empiezan mis sueños
Y se concretan mis anhelos.

2 comentarios:

  1. a veces es muy difícil aceptar que has perdido un amor que quizá te haya hecho sentir el hombre más feliz del mundo, pero te das cuenta que tu proceder no era el de un enamorado que lo daba todo por su amada, y entonces sucede que la pierdes...

    muy buen escrito... felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Es difícil no retornar a los recuerdos, más aún cuando son tan vívidos... Saludos, y gracias por comentar.

    ResponderEliminar