5 de julio de 2010

*El viejo y su violín


Con el cabello cano,
el rostro por arrugas surcado,
arrugas que hablaban de experiencia
y de años pasados.
Con ojos soñadores
y tan azules...
que se podía creer ver el cielo.
Con su boca cansada
tarareaba la dulce melodía...
Su ropa desarreglada
y sus zapatos gastados
de tanto andar,
con sus manos toscas
sostenía aquel viejo violín...

Violín que era quizás
tan viejo como él lo era,
Violín quien era su melodía
bajo las noches
en que las estrellas
no se podían ver,
era su canción
cuando las notas
abandonaban su corazón,
era su compañero
de viajes y de andanzas,
era su amigo único...

En una de sus tantas paradas,
se topó con el oído atento
de cuantos ansiaban escuchar,
sentado en su pequeño banco,
hacía sonar el violín una vez más.
Su melodía esta vez
hablaba de añoranzas,
de sueños por cumplir,
de cosas por hacer,
de personas por amar,
lágrimas por derramar,
cosas que debemos recordar.

El viejo y su violín,
aún está en aquella esquina
tan transitada,
para oírlo tocar
las notas de la nostalgia,
con aquel violín
tan descascarado,
viejo y acarreado,
llenando de esperanza
los rincones,
y también corazones.

2 comentarios:

  1. simplemente....maravilloso!!!

    ResponderEliminar
  2. Bellisimo... me encantó...
    =)
    (a todo esto. soy johanna... una vez nos agregamos a msn despues de hablar en un chat de poesía)... sigueme en mi blog =)
    panic-on-the-streets.blogspot.com

    ResponderEliminar