12 de marzo de 2010

*Disposición justificada


Me dispuse a olvidar,
cuando tu recuerdo
se volvió a dibujar.
Me dispuse a cantar,
cuando las disonancia de las notas
volvía el sonido a quebrar.
Me dispuse a escribir
pero la tinta del lápiz
tu nombre no podía poner allí.
Me dispuse a ser feliz,
pero la felicidad se vió ahogada en la tristeza,
no habiendo lugar para ella aquí.
Me dispuse a llorar,
mas mis ojos se negaron
a lágrima alguna derramar.
Me dispuse a hablar,
pero las palabras se cortaban
impidiendo aún, yo poderlo intentar.
Me dispuse a vivir,
pero sin darme cuenta,
de alguna forma morí.

Por cada vez que intenté olvidar,
un recuerdo tuyo se me volvía a presentar.
La melodía ya no era la misma,
porque no tenía razón de ser,
no tenía razón
para algún corazón encantar.
Escribir no me consolaba...
si no iba dedicado a ti.
Ser feliz no servía,
cuando el no poderte olvidar
me lo impedía.
Llorar no solucionaba nada,
estaba sintiendo que te perdía,
cosa que a la esperanza estaba atada.
Hablar no tenía sentido
si tu no me escuchabas...
Nada tenía sentido.
De qué servía que me dispusiera a vivir,
si tus sueños murieron
una fría noche de abril.

3 comentarios:

  1. Es emocionante como escribes! Y, nose porque, pero me recuerda a algo muy lindo, aunque creo estar equivocado...Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Realmente bello...
    segui asi q es emocionante leer semejante escritura ^^

    ResponderEliminar
  3. lo que escribes realmente entra a lo profundo del corazon,gracias por compartir.

    ResponderEliminar